MENÚ

Chocar con la puerta abierta de un coche, ¿Quién le paga a quién?

chocar con la puerta abierta de un coche

Anteriormente, te hablamos del dooring, una mala práctica que pone en riesgo la vida de los ciclistas, así que ahora que tienes un poco más de contexto, es momento de hablar sobre la situación legal del ciclista después de chocar con la puerta abierta de un carro.

¿El automovilista debe pagarle los daños al ciclista o, por el contrario, el ciclista debe pagarle al conductor los daños provocados a su vehículo? La respuesta te sorprenderá.

Hoy más que nunca, amigo ciclista, te pedimos que tomes y ajustes bien tu casco para acompañarnos en esta rodada. No olvides tomar tus precauciones cada vez que circulemos cerca de un coche. Allá vamos

chocar con la puerta abierta de un coche. Foto: RadioActiva
Foto: RadioActiva

‘Dooring’, el principal problema

No nos vamos a detener mucho en esta primera parada, pues ya en la rodada anterior aprendimos qué es el dooring. Por ello, sólo recordaremos que esto ocurre cuando el conductor/pasajero de un auto abre la puerta inesperadamente y ocasiona que un ciclista, motociclista o patinador choque contra ella.

Cuando esto ocurre, lo más lógico es que el conductor del coche o su aseguradora le paguen al ciclista los gastos médicos en caso de lesiones, ¿correcto? Sin embargo, lo cierto es que también el ciclista debe pagarle al automovilista los daños ocasionados a su coche, pero únicamente en algunas ocasiones específicas.

Todo dependerá de quién de los dos tuvo la responsabilidad del accidente. Para ello, es importante tomar en cuenta varias cuestiones, de las que hablaremos en seguida.

¿Quién tiene la culpa al chocar con la puerta abierta de un carro?

Antes que nada, debemos estar conscientes de que como ciclistas tenemos responsabilidades y obligaciones. Si no las cumplimos, estamos expuestos a sufrir accidentes, como lo es el chocar con la puerta abierta de un coche. En pocas palabras, a veces tendremos la culpa y otras la tendrá el conductor.

Lo importante es que para determinar quién fue el culpable de un accidente de este tipo, hay que tomar en cuenta dos posibles situaciones:

Cuando la puerta ya estaba abierta

Aunque es un escenario poco común, si el auto contra el que chocamos está estacionado, y si el conductor o pasajero dejaron la puerta abierta desde mucho antes de que impactáramos, nosotros seremos los culpables.

Es decir, si un ciclista choca contra un carro que ya tenía abiertas las puertas, el ciclista sería el culpable y, por ende, deberá pagar los daños provocados al automóvil por la colisión. Esto bajo el supuesto de que quien manejaba la bici tendría que haber tomado sus precauciones a tiempo al ir atento al camino.

Cuando la puerta estaba cerrada o se abre repentinamente

Si al circular por tu carril pasas al lado del automóvil y en ese instante abren la puerta, provocando que choques o caigas, en este caso el conductor del carro sí tendrá la culpa y deberá pagarte las posibles lesiones.

Puede ocurrir que frenes a tiempo y no choques contra la puerta, pero la inercia te haga caer de la bici. También que consigas esquivar la puerta al momento, pero cuya acción evasiva también te hizo caer o sufrir otro accidente. No importa, en todos estos casos, el conductor del coche es culpable y este o su aseguradora deberán indemnizarte.

En pocas palabras, el automovilista o pasajero será culpable cuando abra la puerta del carro de forma repentina, sin haber mirado antes si venía o no un ciclista que pasara o estuviera por pasar a un lado del carro.

Ahora bien, hay excepciones. ¿Recuerdas que dijimos que es importante seguir las reglas de tránsito? Pues si no lo haces, y al chocar con la puerta abierta de un carro lo haces mientras ibas manejando tu bici en sentido contrario, la responsabilidad del choque será tuya. No importa si la puerta del carro se abrió repentinamente o no.

Esto, también bajo el supuesto de que, así como un carro no debe circular en sentido contrario o estacionarse dentro de una ciclovía, un ciclista tampoco debe de ir en el sentido contrario.

Resumiendo, podemos decir que, para determinar la culpabilidad, todo dependerá de si la puerta del auto se abre mucho antes, poco antes o durante el paso del ciclista. Y claro, que el ciclista siga también las reglas de tránsito de su localidad.

Chocar con la puerta abierta de un carro We Love Cycling
Foto: We Love Cycling

Leyes

Actualmente, existen algunas normas que como ciclistas nos protegen ante estas situaciones. Está, por ejemplo, la ley Dooring de Georgia. Esta dice que “Ninguna persona abrirá la puerta de un vehículo motorizado a menos que y hasta que sea razonablemente seguro hacerlo, y hasta que pueda hacerlo sin interferir con el resto del tráfico”.

En Virginia, otra ley dice que “Ningún operador deberá abrir la puerta de un vehículo de motor estacionado en el lado adyacente al tráfico vehicular en movimiento a menos que sea razonablemente seguro hacerlo”.

También, el Reglamento General de Circulación de Madrid, en el apartado 114, dice que “está prohibido llevar las puertas del coche abiertas, o abrirlas antes de que se haya detenido del todo, o abrirla y bajarse del coche sin comprobar que no crea una situación de riesgo”.

Ya chocaste o te chocaron, ¿qué hacer al momento?

Aunque lo ideal es que tanto ciclista como automovilista tengan seguro para sus vehículos, pasa que no siempre cuentan con este (y sí, existen seguros para bicicletas). En cualquier caso, es mejor que alguna autoridad medie entre ambas partes y nunca que estas interactúen de forma directa. Pueden ser desde agentes de tránsito hasta las aseguradoras.

Pero, mientras llegan las autoridades, los conductores pueden hacer lo siguiente:

  • Llama de inmediato a la Policía para que levante un Atestado o Parte de accidente.
  • Si hay algún testigo que ha visto el accidente, pídele sus datos.
  • Pide los datos (nombre, dirección y número telefónico) de la otra persona involucrada.
  • Si lo requieres, llama a los servicios de emergencias para que te atiendan.
  • Contacta lo antes posible con tu aseguradora o abogado.
  • Documentando la escena, tomando fotos del accidente, así como del estado de la bicicleta, del automóvil y de cualquier lesión para sus registros.
Chocar con la puerta abierta de un carro Eva Insurance