MENÚ

Ciclovías seguras, ¿cómo implementarlas y utilizarlas?

ciclovías seguras

Está claro que los caminos más seguros para andar en bicicleta en las ciudades son sobre las ciclopistas, sin embargo, para que estas puedan considerarse totalmente como ciclovías seguras, deben cumplir con ciertas especificaciones. De esta manera, el ciclista tendrá un lugar por el cual circular, pero, también, estará protegido ante ciertos peligros.

En la rodada de hoy vamos a conocer estas especificaciones, así como la manera de utilizar ciertas ciclopistas, ya que, aunque no lo creas, no todas funcionan de la misma manera. ¿Preparado? Engrasa bien tus valeros, porque estamos a punto de salir.

ciclovias seguras 1

¿Qué es una ciclovía?

Una ciclovía es un espacio en las calles y avenidas destinado para la circulación de los ciclistas. Su objetivo es que puedan andar de forma segura en todo momento del día y noche, sin preocuparse de que motos, automóviles o hasta peatones invadan dicho carril.

Suelen colocarse en los extremos de las calles y avenidas e ir en el sentido del tráfico. Sin embargo, no todas son de uso exclusivo para los ciclistas. Es más, dependerá de si se trata de un espacio compartido con peatones y automovilistas para determinar cómo será la construcción de la misma.

Si son para ciclistas, ¿por qué deben compartirse?

Si bien se busca que sean carriles que beneficien al ciclista, en muchas ocasiones deben compartir espacio con los autos, el trasporte público y los peatones.

Esto se debe, más que nada, a la planeación urbana. A veces es inevitable que una ciclovía comparta espacio con otros transportes y peatones para su existencia. Es decir, debe cruzar por calles, avenidas, colonias y hasta parques o camellones para conectar un punto A con un punto B que, de otra manera, no sería posible hacerlo.

Ejemplos de esto son los carriles Bus-bici, que se distinguen por contar con una loseta de bicicleta y un autobús en el suelo. Sin embargo, regularmente no cuentan con protección física, sino que basta con pintura y señales horizontales para indicar que se trata de un carril compartido.

Foto: Pedalia

Otro ejemplo son las bicisendas, que son aquellas que se construyen en parques, veredas, plazas o camellones. La particularidad es que comparten espacio con los peatones, aunque no están separadas físicamente de estos, pero son fáciles de localizar al estar recubiertas con hormigón.

En ambos casos, tanto ciclistas, peatones y conductores de transporte público deben estar atentos los unos a los otros para evitar accidentes y conseguir ciclovías seguras para todos.

Debido a esto, la mejor opción son las ciclovías confinadas, es decir, aquellas que cuentan con barreras físicas que separan al ciclista del carril de automóviles. Esto se logra con diversos dispositivos viales ciclistas de los que hablaremos a continuación.

¿Cómo confinar y crear ciclovías seguras?

Existen diversas formas y herramientas para confinar una ciclopista. Te hablamos un poco de los mejores dispositivos para ello.

Confibici:

Hoy por hoy, se trata del mejor dispositivo para construir ciclovías seguras. Son la barrera perfecta para separar el carril ciclista del de los automóviles. Si bien cuentan con un tamaño que no es invasivo, ayuda a que los carros no entren a la ciclovía. Al mismo tiempo, la parte externa del confibici es dura para evitar el paso de los carros, mientras que la interna es suave y antiderrapante para proteger a los ciclistas, en caso de que lleguen a subir en ellos.

Canalizadores:

Con un uso similar al de los confibicis, la principal diferencia es que mientras estos últimos son exclusivos para ciclopistas, los canalizadores también sirven para delimitarlas, pero, adicional a esto, pueden ayudar a dividir carriles de autos.

cicovias seguras

Postes abatibles e hitos:

Los hitos son diseñados para colocarse al inicio o al final de las ciclovías. Ayudan a señalar de forma más visible el inicio y el fin de la misma, así como la interrupción de esta en ciertos tramos. Esto con la intención de que los autos se mantengan lo más separado del carril para bicis al momento de girar en una esquina, por ejemplo.

Nomenclaturas, paletas y postes:

Son señales verticales que resultan bastante visibles. Desde indicar el nombre de la ciclovía o ubicación, hasta la opción de portar letreros que indiquen el inicio o fin del carril ciclista.

Trafitambos y barreras

Se emplean, casi exclusivamente, en ciclovías emergentes, es decir, en aquellas que se colocan temporalmente y que, en la mayoría de las veces, se convierten en ciclopistas permanentes. Su implementación se da mientras se cambia a los confibicis.

Todos estos y otros dispositivos cuentan con propiedades de viniles reflejantes o tecnología led solar para que sean totalmente visibles durante el día y la noche. Su implementación es la mejor manera de construir ciclovías seguras que cuiden la integridad física del ciclista.

Claro, toda seguridad aumenta cuando conductores y peatones respetan las normas viales, los reglamentos de tránsito y, sobre todo, se empatiza los unos con los otros para crear, más que ciclovías seguras, una mejor cultura y seguridad vial.